AccueilMes livresAjouter des livres
Découvrir
LivresAuteursLecteursCritiquesCitationsListesQuizGroupesQuestionsPrix BabelioRencontresLe Carnet

3.98/5 (sur 26 notes)

Nationalité : Chili
Né(e) à : Santiago , 1951
Biographie :

Marcela Serrano est une romancière chilienne, fille de l'essayiste Horacio Serrano (1904-1980) et de la romancière Elisa Serrana (Elisa Pérez Walker) (1930-2010).

Elle a étudié les Beaux Arts à l'Université Catholique du Chili d'où elle sort diplômée en 1983 et où elle a travaillé par la suite dans l'environnement académique et artistique.

Elle s'exile à Rome en 1973 et a longtemps vécu à Mexico avant de se partager entre le Chili, Santiago de Chile et l'Argentine, Buenos Aires. En 1977, Marcela Serrano revient dans son pays, mettant fin à son exil.

Elle commence son activité littéraire en 1991 avec "Nosotros que nos queremos", publié pour la première fois en 1994, qui a reçut le prestigieux Premio Sor Juana Inés de la Cruz et fut présenté au Festival du Livre de Guadalajara au Mexique.
"Para que no me olvides" (1993) fut l'oeuvre le plus important au Chili et à recevoir le Premio Municipal de Novela.
"L’auberge des femmes tristes" (El albergue de la mujeres tristes, 1997) est son quatrième roman.
Son roman "Lo que esta en mi corazon" a été finaliste du Prix Planeta en 2001et fut un grand succès en Amérique et en Europe.
L'un de ses livres, "Antigua vida mía" (1995), a inspiré un film argentin du réalisateur Héctor Olivera en 2001.
"Hasta siempre" et "Mujercitas" (2004) furent de splendides romans qui rend hommage au classique de Louise May Alcott.

Etant une des femmes écrivains la plus importante et la plus lue en Amérique Latine et en Espagne. Ses romans se sont élevés dans la cinématographique et sont traduits en plusieurs langues.

+ Voir plus
Ajouter des informations
Bibliographie de Marcela Serrano   (6)Voir plus

étiquettes

Citations et extraits (12) Voir plus Ajouter une citation
Elle regarde attentivement le chemin et ne réagit pas. il recommence alors à parler et encore une fois, il soliloque. Il a déjà oublié l'épisode de Brahms.
- Les femmes pensent à leurs émotions et, ce qui est pire, en discutent insatiablement. Nous, nous ne le faisons pas. Le savais-tu?
- Vous perdez quelque chose.
- Les hommes n'ont pas d'amis. Ils n'ont que des concurrents.
- Vraiment? Parfois vous me faites honte.. sincèrement murmura Floreana.
- Moi aussi. Je crois que les hommes ont de sérieux problèmes.
Commenter  J’apprécie          60
Necesitaba del silencio como otros del alcohol. A veces parecía un niño abandonado. Le gustaba mi risa. Nunca me tocaba. ¡Tanto anhelo mío, mamacita! Hasta que un día me anunció que debía ausentarse. A la capital. Me vas a hacer falta, dijo. Y al desperdirse, asegurando que volvía, agregó: me haces muy feliz. Fueron treinta días y más en los que me repetí esa frase esas sílabas, enlazadas entre ellas por tanta saliva. Me haces muy feliz. Cuatro palabras. Quince letras. La inmensidad.
Volvío sin aviso. Entró en el comedor una noche y unidos lo abandonamos, acoplados los cuerpos, bien empalmados. Marcándolos de amor. Dormimos en su casita de campo al lado de la carretera. La alegría, ululando como una sirena, arrasaba con nosotros. A partir de entonces, como a los volantines su cola, a cada amor le colgaba su noche. No supe de levantadas cuando el sudor aún no se enfría. Tendidos en la cama, nos contábamos historias. Como a las amigas que aún no tenía. Lo llamaba mi príncipe.
Commenter  J’apprécie          40
Descubrí que usar las palabras era como coser a ciegas, por eso me enamoré de ellas y ellas de mí. Hilos con sonido.
Commenter  J’apprécie          60
Llegó una noche a cenar. Traía un libro en la mano. Se sentó a una de mis mesas. Leyó durante toda la hora de la comida. Buen mozo como un actor de películas, se notaba desde lejos que era un señorito de la ciudad. Me miraba entre página y página. Me miraba, sí, pero mudo. Sólo ordenar y pedir la cuenta y mi vista fija en esos ojos preciosamente verdes. Esperaba cada noche y a veces llegaba. Al cabo de unas semanas le hablé yo. Le pedí un libro prestado. Le conté que nunca había leído uno entero. Me trajo unos relatos. Luego otro y otro más. Diluvios eternos, generales fracasados, casas tomadas, crímenes en la selva. Cualquier duda se la preguntaba. Cuando olvidaba detalles me decía que no tenía ninguna importancia. Que era la sensación lo que permanecía. La lectura era un cúmulo de sensaciones, entendí yo. La vida se me dividió en dos. Las horas diurnas: el restaurante, la prima de mi mamá, los recuerdos del campo. Y las horas de la noche, las de los cuentos. Otros hombres y mujeres, otros países, otras muertes. Sin moverme de la cama. Inofensiva, entregada, protegida, volaba hacia la aventura. Hacia el riesgo y la intemperie. Como un regalo, un suplemento. Cuando se lo dije, me pasó una novela. Ese día caminó a casa conmigo.
Commenter  J’apprécie          30
Me falta el aliento vital, mujer, y sólo tú me lo procuras. No lo olvides. Aquí no hay nadie más que tú. Entonces los sonidos del amanecer volvieron a ser únicos. Y me dijo, despacito: deja que sólo el canto del gallo rompa esta cualidad difusa; si ni los pájaros desean la estridencia, menos debieras desearla tú.
Commenter  J’apprécie          40
¿Qué tipo de personna es?
Un intelectual. Con educación universitaria, bien formado.
¡Qué extraño! ¿Cómo llegó entonces a guerrillero?
Elvira rió.
Yo diría que es más bien típico. Ya sabes, a más grados en filosofía, más balas. Acuérdate del Che y sus amigos.
Commenter  J’apprécie          40
Todas las tardes, camino a casa, pensaba en una cosa: la educación. Aquélla era la gruesa línea que dividía al mundo, que determinaba nuestro pasado y el porvenir.
Commenter  J’apprécie          40
(...), los países pobres somos además corruptibles y la corrupción es la enemiga mortal del desarrollo.
Commenter  J’apprécie          40
En las mañanas hacíamos terapia en grupos de diez. Consistía en sentarse con una enfermera a coser las sábanas del hospital. Terapia porque nos mantenía ocupadas y porque nos daban un té a media mañana. Trabajo forzado, dije yo.
Pero ninguna me escuchó. Se podía decir cualquier cosa, nadie contestaba. Una vida de puros monólogos. Al principio yo callaba, segura de que su una habla es para ser escuchada. A poco, empecé a copiarlas. No estaba mal, se podían decir cosas que ni sospechaba haberlas pensado, y resultaba un alivio. En ese sentido, era una prisión llena de libertades.
Commenter  J’apprécie          20
De entonces tanta lectura. Conoció el mundo por la ventana.
Commenter  J’apprécie          40

Acheter les livres de cet auteur sur
Fnac
Amazon
Decitre
Cultura
Rakuten

Lecteurs de Marcela Serrano (46)Voir plus

Quiz Voir plus

La rivière à l'envers, tome 1

Que Tomek sort-il de son placard ?

Une image de kangourou
Une peluche
Un appareil photo
Un livre

18 questions
1187 lecteurs ont répondu
Thème : La Rivière à l'envers, tome 1 : Tomek de Jean-Claude MourlevatCréer un quiz sur cet auteur
¤¤

{* *}